¿Cuando es el Momento de Comprar una Cama de Hospital?

Probablemente haya tenido alguna vez malas experiencias en hospitales anticuados que utilizan camas y equipo antiguo que resulta ser muy incómodo para el paciente. Particularmente en el caso de las camas de hospital antiguas estas se vuelven muy complicadas de manejar o modificar si se quieren cambiar de posición se tenía que hacer manualmente, sin embargo esos tiempos han terminado ya que hoy en día existen las camas de hospital eléctricas que las podemos manipular oprimiendo solo un botón.

Las camas eléctricas hacen las cosas mucho más fáciles hoy en día para el paciente y sus cuidadores. Funcionan con corriente doméstica normal 110, así que no hay necesidad de actualizar el servicio eléctrico en la casa o el hogar. La mejor manera de determinar si el paciente o el adulto mayor necesita una cama de hospital es a través de conversaciones con su médico. Pregunte a su seguro si puede obtener algún descuento o financiamiento para comprar el equipo médico que necesita para cuidar a su familiar o paciente.

camas de hospita modernas para el hogar
Camas de hospita modernas para el hogar

Considere los siguientes puntos o ventajas antes de comprar su cama de hospital eléctrica.

1. La persona mayor podrá bajar la zona de la cabeza, de los pies o la altura de la cama para proveerle el máximo confort en cualquier momento.


2. El cuidador será capaz de administrar cuidados físicos mucho con menos esfuerzo y tensión.

3. Para los ancianos que se encuentran en una fase de recuperación de una cirugía reciente (cadera, atrás, pierna, etc.) una cama de hospital eléctrica les proporcionará la capacidad de mover arriba y abajo simplemente pulsando un botón o dos.

4. Hacer o cambiar la cama es muy fácil debido a la capacidad para levantar el colchón a una altura que coincide con la de la persona evitando que se agache y lastime.

5. Barandales y barras de trapecio pueden ser ajustados a la cama con el fin de ayudar a su paciente a entrar y salir de la cama.

6. Estas camas pueden ser levantadas o bajadas para ayudar con el proceso de cambiar al paciente desde una silla de ruedas a la cama.

Si usted siente que una cama de hospital se ha convertido en una necesidad para el adulto mayor o paciente, asegúrese de discutir esta situación con el médico familiar. Si él o ella está de acuerdo, consulte con proveedor de equipo medico de confianza para obtener la mejor solución.